¿Concilias o Delegas?

Bienvenid@s a esta reflexión que comparto contigo, mi intención es que pienses  sobre el significado de estos dos verbos que implican acción: Conciliar y Delegar, porque es necesario que entendamos que la conciliación implica que se distribuya la carga mental y física que está en las “mochilas” de las mujeres y que, eso solo se logra cuando, en primera instancia, esas mujeres comprenden que deben compartir responsabilidades con los otros miembros de su familia… y no que las “ayuden”.

Generalmente el “pedir ayuda” implica que es nuestra responsabilidad y que no somos capaces de llevarla a cabo, y ahí empieza el problema, ya que, generalmente, asociamos el pedir ayuda con falta de capacidad propia y eso nos hace disminuir la percepción del valor que tenemos y ofrecemos a los demás.

Veamos que significan estas palabras:

Conciliar proviene del latín conciliare: unir, asociar

Delegar, del latín delegāre: mandar a alguien de manera legal

conciliar-1

Si conciliar es unirse o asociarse para hacer las tareas correspondientes a la vida en familia, tales como la atención de los y las hijas y mayores, las gestiones de administración doméstica, atención médica y académica, provisión de alimentos, etc. y delegar es mandar a alguien basado en la ley; pareciera que está todo claro.

Si una familia es un grupo de personas que viven en un lugar común y comparten una serie de compromisos, comodidades y experiencias, lo que sería justo es que cada uno de los miembros de la familia, se ocupará de algunas de las tareas inherentes a esa vida en común.

Pero…

¿Por qué en la mayoría de los casos son las mujeres las que asumen una mayor responsabilidad en relación a estas tareas?

¿Será porque desde la infancia es el modelo que han visto en la sociedad?

¿Será porque no se ha tomado conciencia que, en el momento que sales a trabajar tu tiempo para dedicar a las tareas domésticas desaparece porque lo estás usando en producir dinero que también contribuye a mejorar la vida familiar?

¿Será porque crees que eres una supermujer con poderes especiales que no tiene límites y luego te quejas de que estás cansada?

Seguro que te habrás visto reflejada en algunas de estas situaciones, mi propuesta es que tomes conciencia de que, la gestión de tu hogar no es solo tu Respons-habilidad que es la habilidad para dar respuestas y que hay otra forma de enfocar la vida moderna.

Te recomiendo que pienses en tu familia como en un equipo de trabajo de la mejor empresa que jamás hayas podido tener, de manera que establezcas procedimientos que funcionan muy bien en el mundo empresarial, una de ellas, la Corresponsabilidad: Todos somos responsables de lo que pasa en casa y debemos contribuir para que se cumplan los objetivos que, en este caso, pueden ser tan validos como: Colgar la colada, hacer la comida o bañar a los/a niños/as.

¿Qué nos lo impide? Por mi experiencia trabajando con cientos de mujeres, una de las cosas que nos impide delegar en el resto de la familia son nuestras creencias que hace que nos sintamos mal y tengamos remordimientos por no llegar a todo y pedir ayuda…

La buena noticia es que Somos Human@s y tenemos un límite de energía que debemos reponer… no somos invencibles. Y si lo dudamos, ya nuestro cuerpo nos avisará y si no hacemos caso… nos pasará factura.

Para que reflexiones sobre este tema, te invito a entrar en mi web: Diamantina Centeno y acceder a la master class donde te explico, de una manera sencilla, gráfica y breve, como puedes mejorar y hasta solucionar esta situación.

Si tienes alguna duda o comentario, me hará feliz que me escribas a hola@diamantinacenteno.com

Hasta el próximo artículo: ¡¡Actívate y Triunfa!!

Ponte en “Modo Verano”

¿Estas cansada de la rutina de todo el año?

¿Quisieras disfrutar de tiempo para estar con los tuyos?

¿Quieres vivir más tranquila estos meses?

jorge-viroga-ramos-2

Bienvenid@ a este artículo en donde compartiré contigo las fórmulas para sacar provecho a los meses de este verano; en el que en ocasiones, dependiendo del sector donde trabajes, baja el nivel de trabajo.

Estar en “modo verano” no significa que tenemos que paralizar nuestra actividad y perder nuestro tiempo, que como siempre digo es lo “único que no podemos recuperar”.

Por mi actividad, los meses de verano, suelen ser más “flojos” en el tema de formación y asesoría en empresas; sin embargo, ya llevo varios años sacándole provecho para hacer aquellas cosas que el resto del año no puedo disfrutar.

Hace dos años me fui con mi familia a hacer el Camino de Santiago, de allí vino la sensación de que el verano puede ser un tiempo “mágico” para hacer esas cosas que nos apetecen… sin remordimientos.

Así fue como en el Camino de Santiago, decidí escribir mi primer libro de historias de mujeres para inspirar a otras mujeres “Actívate y Triunfa”, que te recomiendo leer sin demora; con él tendrás la oportunidad de reflexionar sobre cómo evoluciona tu vida, evaluar si vas por el mejor camino y tomar medidas para reprogramar tu GPS personal (si te tienes que redirigir).

Ahora bien, esto solo lo conseguirás apartando algunas horas de esta época para disfrutar de una buena lectura, de activar tu energía a través del sol, de practicar la meditación, conocer nuevas culturas, caminar, surfear, bordar, tejer, compartir con los amigos, probar nuevas recetas, ver películas, ayudar a los demás, visitar el chiringuito y cualquier cosas que te haga sentir que vale la alegría vivir (nunca la pena).

Algunas claves para estar en modo verano:

  • Si tienes que trabajar organiza tu jornada para tener algunas horas libres adicionales al día y ocúpalas en hacer algo que te guste.
  • Planea lo que vas a hacer en esas horas libres, así sea “tiempo para no hacer nada” en operación tumbona.
  • Piensa a que persona te gustaría ver y ponte en contacto con ella o ellas para organizar un rato divertido.
  • Dedica tiempo a pensar en ti, en cómo va tu vida y como puedes mejorarla tomando decisiones para diseñar tu futuro.
  • Decide que lugar nuevo vas a conocer o que experiencia diferente quieres disfrutar y hazlo ya…. Luego de pensar hay que Actuar, en la acción está el éxito.

Es decir, aprovecha este verano para tomar conciencia de que la vida es mucho más que trabajo, ocupaciones y responsabilidades.

Dedica tiempo a ti y a los tuyos… y por favor, cuando estés en modo verano, no pienses en el trabajo: Concéntrate y Disfruta.

Es tu oportunidad para sacar provecho al tiempo y emocionarte!!

Feliz Verano

¿CAMBIAS O TE CAMBIAN?: TU ELIGES

¿Eres de las personas a las que le fastidian los cambios?

¿De esas personas que cuando algo no es como ellas habían proyectado se ponen de mal humor y piensan que el mundo está en su contra?

Sé cómo te sientes, yo hace algunos años era exactamente igual, organizaba todo con tanto cuidado, me daba tanto trabajo poner todas las piezas en orden, que cuando aparecía un pequeño temblor y me las desordenaba me enfadaba mucho… hasta pensaba que el mundo estaba en mi contra…jaja el mundo!!.

Si tú eres así, te tengo una buena noticia, lo único constante en este mundo es el cambio y más en esta época que nos ha tocado vivir en la cual hay millones de personas trabajando para mejorar procesos, experiencias, descubriendo nuevas formas de hacer las cosas, conociendo nuestra mente más a fondo, generando incluso cosas que no podemos ni imaginarnos…entonces ¿cómo quieres que las cosas se queden igual?.

El buen consejo que puedo compartir contigo es: Tenemos que estar entrenad@s para asumir los cambios, adaptarnos, disfrutar   y sacarle el mayor provecho a cada una de las situaciones que se te presenten,yo no digo que sea fácil, pero con entrenamiento y buena asesoría, estoy segura que lo lograremos.

Para explicarme mejor, permíteme compartir esta historia que aparecía esta semana en un correo de Ismael Cala, el comunicador más famoso de CNN.

El grano de café:

Un joven se quejaba con su madre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencido. Estaba cansado de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema aparecía otro.

Su madre le llevó a la cocina; allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. En una colocó zanahorias; en otra, huevos; en la tercera, puso granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

El hijo esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su madre. A los veinte minutos la madre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los puso sobre un plato. Finalmente, coló el café y lo sirvió en una taza.

Mirando a su hijo le dijo: ¿Qué ves?
—Zanahorias, huevos y café. —Fue su respuesta.

Le hizo acercarse más y le pidió que tocara las zanahorias, él lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera; al quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Finalmente le pidió que probara el café; él sonrió mientras disfrutaba de su aroma.

Humildemente, el hijo preguntó: ¿qué significa esto madre?

Es química —le explicó—. Los tres elementos se han enfrentado a la misma adversidad: agua hirviendo, pero han reaccionado de forma diferente en función de sus características.

—La zanahoria llegó al agua fuerte y dura; pero, después de pasar por el agua hirviendo, se ha puesto débil, fácil de deshacer.

—El huevo ha llegado al agua frágil, su cáscara protegía un líquido interior; pero, después de estar en el agua hirviendo, su interior se ha endurecido.

—Los granos de café, sin embargo, son únicos: después de estar en el agua hirviendo, ha sido capaces de cambiar el agua y sus propiedades.

—¿Cuál eres tú, hijo? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?
—preguntó al muchacho.

¿Eres una zanahoria, que parece fuerte, pero cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, un espíritu fluido, pero tras una muerte, una separación o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera pareces el mismo, pero eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecidos.

O ¿eres como el grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición, el café alcanza su mejor sabor.

Conviértete en un grano de café: cuando las cosas se pongan peor tú reacciona en forma positiva, sin dejarte vencer, y haz que las cosas a tu alrededor mejoren; ante la adversidad percibe siempre una luz que ilumine tu camino y el de las personas que te rodean.

Que estar a tu lado sea como “tomarse una buena taza de café”

UN AÑO QUE VIENE Y OTRO QUE SE VA…

En este primer post del 2018, el mejor año de mi vida (esto es una declaración de principios), quiero compartir con ustedes la letra de esta canción de la orquesta venezolana “Billos Caracas Boys”, muy famosa cuando yo era una quinceañera, que dice “Año nuevo, vida nueva, más alegres los días serán, año nuevo con salud y con prosperidad”.

Y es que, esa letra y su ritmo caribeño contagioso con el que hemos recibido muchos años a 25 grados es toda una declaración de intenciones que te aconsejo pongas en practica desde ahora mismo.

Ya sabemos y, además, está comprobado científicamente, que los seres humanos somos capaces de crear lo que creemos, y que el lenguaje con el que nos comunicamos tiene mucho que ver con nuestro bienestar… pero no solo lo que le decimos a los demás, sino lo que nos dice nuestro loro (dialogo interno, vocecita, diablillo o como lo quieras llamar tú).

IMG_4093

Sabiendo todo esto, permíteme recomendarte que estés muy pendiente durante lo que queda del mes de Enero de cómo te “hablas a ti mismo” y que cosas te estas contando, de esa manera podrás cumplir con lo que dice la letra de la canción, no solo haciendo que tus días sean más alegres, sino que sean con salud y prosperidad. Si detectas que te hablas negativamente: Cámbialo: Tú tienes el poder.

Y en relación a la salud, parece que enfermarse es una situación que depende de la suerte y no es así; estudios de Neurociencia han demostrado que más de 72 enfermedades y 12 tipos de cáncer dependen de nuestros niveles de estrés. Cada uno de nosotros podemos contribuir a través de nuestra mente a tener un cuerpo sano que nos sirva de vehículo para ser más felices y prósperos; entendiendo la prosperidad como una sensación de estar “conforme con el mundo”.

Para mí, ser prospera es ser abundante, no solamente teniendo todo el dinero necesario para cubrir las necesidades básicas, sino también poder destinar fondos, energía y tiempo a la formación para crecer y aprender, cada día, un poco más de manera de aportar al mundo esos conocimientos y lograr que más gente sea feliz y ayude a los demás a serlo.

Este año, mi propósito principal es aportar, a través de diferentes formas, mi granito de arena para que las personas con las que me encuentre sean mejores y disfrutar de su energía en la vía hacia el éxito de este nuevo periodo y, por supuesto, lo compartiré contigo a través de este medio.

Espero que me acompañes y me encantará saber que planes tienes para el 2018 y cómo ha empezado.

Entre tanto te dejo el link, para que puedas disfrutar de la canción:

https://www.youtube.com/watch?v=spxcyYLshso

Hasta el próximo mes!!

Llena tu vida de símbolos que te potencien

Una de las cosas que más me impresionó de hacer el Camino de Santiago en Septiembre fueron los símbolos que están involucrados con esta experiencia: La flecha amarilla, la vieira o concha, el bastón y hasta la mochila y la compostela.

Los símbolos son aquellas cosas que asociamos con un significado especial para nuestras vidas, frecuentemente, despiertan en nosotros una emoción y en otras personas puede no tener ninguna conexión. Podemos vincular símbolos y ayudar a nuestro subsconciente para fortalecernos en la búsqueda de nuestro crecimiento personal.

Por ejemplo, la “flecha amarilla” del Camino ha sido una gran enseñanza: en cualquier lugar en donde dudaba hacia donde teníamos que dirigirnos, allí estaba la “flecha amarilla”, pintada en un árbol, en un poste, en el piso, daba igual; a lo largo de los días eso me hizo sentir segura y caminar confiada a pesar de no conocer el camino y nunca me perdí. ¿Quién o qué es esa flecha amarilla en tu vida?: Una amigo, tu voz interior a través de la intuición o quizás un coach o mentor que sin hacer el camino por ti, puede irte dando claves y aportándote, desde su experiencia, otros puntos de vista  para que el camino hacia tus metas sea más agradable y efectivo.

Te propongo que dediques 1 minuto a pensar ¿A quién o qué miras para encontrar orientación?

Otro de los símbolos que me llamó la atención y que utilicé gracias  a los consejos de un experto con mas de 8 caminos en su haber  fue “el bastón”, la verdad que en este caso confié en su consejo, porque me ha demostrado ser una persona sincera y coherente y agradecí mucho durante los 6 duros días de caminata poder apoyarme en un bastón; así como en la vida algunas personas nos apoyan, animan y nos recuerdan que están ahí para ayudarnos.

Piensa: ¿Quiénes son los bastones en el camino de tu vida?

En la vida trabajamos duro para conseguir cosas materiales o espirituales y una vez que las conseguimos, seguimos adelante sin ni siquiera premiarnos por ese logro alcanzado. En general, somos bastante mezquinos con nuestros  éxitos y siempre nos enfocamos en lo que nos falta y no en lo que hemos conseguido; por eso en el Sistema “Actívate y Triunfa” está incluido la celebración como un símbolo. Consideramos que por pequeño que sea ese gusto o esa actividad que hagas con la intención de celebrar tu logro, será una recompensa que asociarás con el éxito y te animara a emprender un nuevo objetivo con mas seguridad. Precisamente, eso es lo que significa “la concha y la Compostela”. Cada vez que conseguimos una meta, hemos experimentado un cambio y premiarnos nos ayuda a avanzar más a gusto.

Te invito a pensar: ¿Qué cambio he experimentado que me acerca a mi objetivo? Y en cuanto lo consigas, Celébralo!!

En cuanto a un elemento imprescindible  del camino: “la mochila”, me gustaría poner especial atención. En el Camino de la vida todos llevamos nuestra “mochila” y a veces vamos añadiendo cosas y cargándola más de la cuenta, tanto que llega un momento que te impide avanzar y te exige mucha energía. Tenemos que tener en cuenta el Principio del Vacío, si tu vida está llena de cosas innecesarias para este momento presente no habrá espacio para las que de verdad son importantes, Harv Ecker en su libro Mente Millonaria, nos invita a “simplificar” , lo cual sin duda disminuye nuestros niveles de estrés.

Te invito a evaluar que dos cosas puedes dejar fuera de tu mochila en este momento y sacarlas, verás la diferencia de inmediato. Piensa: ¿Qué es lo que cargas innecesariamente en tu mochila? ¿Qué podrías sacar para hacer más ligero tu viaje?

Estoy segura de que hacer estas reflexiones que te propongo te harán más agradable tu “camino”, si quieres compartir tus experiencias, puedes escribirme a dcenteno@ideha. Será para mi un placer conocer tu experiencia. Gracias

Ya nunca será igual… El regreso después del Camino de Santiago

Hace más de 12 años, ante mi sueño casi imposible de quedar embarazada a los 40 de mi tercer hijo varón, mi esposo y yo le prometimos al Apóstol Santiago que si nos concedía el milagro, haríamos el camino en agradecimiento. Mi hijo nació en 2006 y se ha convertido en una fuente inagotable de amor y satisfacción para todos los que vivimos con él: hermanas, abuelos, tíos, amigos, vecinos, etc. Sin embargo la promesa seguía sin ser cumplida…

Primero por la mudanza de Venezuela a España, luego por no  encajar los compromisos de trabajo de ambos, por los estudios de sus hermanas, los veranos, los inviernos, un poco de pereza (o bastante) y miedo a lo desconocido se nos fueron pasando los años y nunca encontrábamos ocasión para disponer de solo 5 días para invertir en nuestro bienestar (a pesar de que cuando te enfermas y estás una semana en un hospital, no lo incluyes en tu agenda…)

Un buen día decidí anotar esta promesa en mis asuntos pendientes, lo cual ya me daba un 50% de posibilidades de encontrar la ocasión para hacerlo, sin embargo, así pasaron 2 años más (nos pasa así con los sueños, los vamos postergando hasta que algo grave ocurre y nos damos cuenta de que no somos eternos y de que el único requisito para morirse es estar vivo…); ya en primavera del 2017 hicimos un primer intento de organización que no pudo ser y lo reprogramamos para el verano, lo cual finalmente conseguimos, contra viento y marea, la última semana de agosto del 2017.

Me faltan palabras para describir la belleza de lo vivido, caminar por brillantes campos verdes llenos de hermosos maizales, pinos y eucaliptus, la amabilidad de las personas que atienden a los peregrinos, ese acento gallego que me recuerda a mi infancia,  las personas que te encuentras, con las que compartes un buen paisaje, un café o simplemente una sonrisa, seres a los que no sabes si volverás a ver, pero que sin embargo, si te enfocas en sus mensajes, te dejan muchos aprendizajes.

Vivimos momentos intensos, como los primeros 23 km bajo la lluvia, incómodos, con las mochilas, los impermeables y esa lluvia incesante que me hacía preguntarme si la decisión había sido acertada… (quizás lo debimos postergar para el 2018, total un año más que mas daba…), sin embargo, el premio por insistir fue la llegada al primer hostal en Portomarín, un pueblo precioso con vistas sobre el embalse espectaculares, donde tuve la dicha de descansar, tomar un buen café en compañía del libro que elegí de compañía en este viaje tan especial y que te recomiendo ampliamente: “Controle su Destino, Despertando el gigante que llevas dentro” de mi mentor Anthony Robbins.

Al día siguiente, ya con mejor pronóstico de tiempo, empezó una jornada dura con subidas que exigían estar en forma y a las que agradecí a mi cuerpo estar entrenada (siempre en la vida, el estar entrenado te da una ventaja adicional…). El regalo de paisajes espectaculares nos acompañó en un trayecto más largo que el día anterior, en donde el cansancio afecto emocionalmente a mi hijo de 11 años, que entró en modo “rendirse”; por lo cual tuvimos que ejercer nuestra profesión de Coachs y le ayudamos a cambiar su estado emocional, logrando que poco a poco superara su actitud derrotista (qué bien nos hace en la vida tener apoyos externos cuando queremos tirar la toalla…) finalmente llegamos exhaustos a otro hermoso destino:  Palas del Rei.

Al tercer día, Tomás se despertó con una actitud completamente diferente que le acompañó todo el resto del camino, donde disfrutamos, caminamos juntos, nos reímos con sus chistes, escuchamos música, intercambiamos besos, abrazos y ánimos, tomamos agua de las fuentes, conversamos en cualquier idioma (hasta el de las señas) con otros peregrinos y hasta tuve la oportunidad de ayudar a otros padres con el pequeño Rafa.

No puedo negar que existieron ratos de cansancio, de preguntarme ¿Qué hago yo aquí?, de pensar en la rutina, de pensar en los retos que me ha tocado superar,  de aprovecharme de la energía increíble de caminar por la naturaleza, la inmensidad de los árboles que llevan años viendo pasar a los peregrinos y, sobre todo, esas flechas amarillas que nos indicaban siempre qué dirección tomar y cuánto nos faltaba para llegar a nuestro destino (ojalá en la vida pudiéramos tener señales tan claras de hacia donde debemos dirigirnos y, sobre todo, cuándo llegaremos…).

La recompensa de llegar a Santiago, después de haber dormido en la pequeña Villantime, comer pulpo en Melide, pasar por Pedrouzo y reencontrarnos con otros peregrinos en el momento cumbre de “Sellar la Compostela” en Santiago, después de esa misa tan llena e sentido personal, han significado, para mí, una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que puedo aportar con esta experiencia a través de mi profesión, inspirando a otras personas  y sin duda te invito a hacer el Camino de Santiago, en pareja, con niños, amigos, o contigo mismo…

Cuando termines tu vida será mejor y habrás logrado subir a otro nivel, te deseo:

Buen Camino!!!

¿El dinero te preocupa? Actívate!!

En la sociedad en la que vivimos parece que es de “mala educación” hablar del dinero

El dinero es el recurso que intercambiamos para obtener cosas… y, a veces, mucho más que bienes materiales, pero tenemos la sensación que preguntar por uno de los recursos que necesitamos a diario para sobrevivir no es apropiado.

El dinero nos permite tener una mejor o peor “calidad de vida”, sin embargo, tiene una característica muy especial: si tienes suficiente dinero dices que no hace la felicidad porque te hace falta algo más, pero si es un bien escaso las cosas son diferentes.

Los seres humanos tenemos una serie de necesidades que representadas en la Pirámide de Maslow. Según este científico, las necesidades básicas que son las que tenemos que tener cubiertas para nuestra supervivencia para las cuales, obviamente, hace falta dinero: para dormir bajo techo (propio o alquilado), comer (langosta o huevos), vestirse (de marca o de los chinos), acceder a educación y salud (pública o privada) y relacionarnos (en un bar o en un spa)… necesitamos dinero.

Captura de pantalla 2017-06-13 a las 21.20.12

El dinero es un recurso con mala fama, nos han hecho creer desde pequeños que el dinero hace que las personas sean de una manera u otra, pero eso solo son creencias que hacen que asociemos la riqueza a comportamientos, actitudes y emociones que no son la realidad, sino una percepción de la misma.

Cuando tenemos suficiente dinero como para cubrir las necesidades básicas y algunas otras, nos damos cuenta que tener mucho más dinero no necesariamente nos hace mucho más felices; descubrimos que “hay cosas que no se compran con dinero y para todo lo demás usas la tarjeta”, como decía la publicidad de un banco famoso.

Descubrir estos patrones de pobreza, examinar cómo nos están limitando y alejando de esa vida que queremos disfrutar es lo que propongo en las formaciones de alto impacto del Sistema Actívate y Triunfa, con el que te animo a encontrar la forma de que el dinero sea un recurso que no condicione más tu tiempo de vida.

Como dice uno de mis mentores, experto en Neurociencia Jurgen Klaric:

 “Si el dinero no puede comprar la felicidad, la pobreza no puede ni rentarla”

La decisión es tuya y siempre puedes mejorar.

Para más información te invito a suscribirte al canal de youtube de IDEHA, donde comparto información de valor contigo.

Gracias por tu tiempo y atención.

Diamantina Centeno