¿Como estás?

vaso lleno o vacio

 

Bienvenida a este nuevo encuentro, gracias por estar ahí, interesada en mejorar tu vida.

En el día de hoy, quiero llamar tu atención para que cuides tus palabras.

Los expertos en Programación Neuro Lingüística decimos que las palabras crean tu realidad y, por eso, quiero que pongas especial atención en como contestas a la pregunta ¿Cómo estás?

Es muy frecuente que cuando empezamos una conversación con alguien nos pregunten como nos encontramos y en muchas ocasiones nuestra respuesta es: “Más o menos, voy tirando, en la lucha, bueno bien”; es por eso que dependiendo de nuestro lenguaje (verbal y no verbal) el que nos escucha podrá darse cuenta de cómo nos sentimos.

Por ejemplo, responder que “estamos en la lucha” nos genera un nivel de estrés que nos hará sentir mal y sin alternativas (¿Quién puede sentirse bien en una batalla?).

Me puedes decir que vivir es una lucha diaria, que es realista pensar así, que todos los días tenemos problemas (o retos) que resolver, etc… Puede ser.

Sin embargo, te invito a que te respondas a ti misma y respondas a los demás a esa pregunta reconociendo algo bueno de tu vida, por ejemplo: “Muy bien, tengo salud”, “Estoy bien y estaré mucho mejor”, “Con buenos pronósticos”, “En proceso de estar mejor”; en definitiva, que te envíes un mensaje que te haga sentir bien y que te suene a ti misma como cierto.

Ya sabes que Henry Ford decía” Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, tendrás razón”

Se trata una vez más a invitarte que, en vez de ver el vaso medio vacío, lo veas medio lleno.

 

Sígueme en redes sociales, aplica y comparte lo que te propongo.

Si necesitas más información, escríbeme a hola@diamantinacenteno.com

Estaré encantada de ayudarte. Un abrazo.

Diamantina Centeno

www.diamantinacenteno.com

https://vimeo.com/386274366  video

 

¿TE SACARON DE TU “ZONA DE CONFORT”?

Bienvenida a este nuevo encuentro, gracias por estar allí, interesada en mejorar tu vida.

En el día de hoy, te propongo que examinemos juntas como ha sido esta salida masiva de nuestras “zonas de confort”.  

De forma simple podríamos dar una definición sencilla de “zona de confort” como que son esas rutinas, cosas, formas de actuar, personas y relaciones que están habitualmente en nuestras vidas desde hace tiempo, con las que nos sentimos medianamente tranquilas y seguras, que a veces se tornan aburridas o insostenibles, pero que nos da pereza y miedo cambiar: ¿te has sentido alguna vez así?

Me refiero a esas relaciones, que a pesar de no ser buenas, aguantamos; aquellas ocasiones en las cuales, a pesar de querer decir que no, dices  que sí y no te atreves a enfrenta a ese jef@, compañer@ de trabajo, hij@ o parej@; cuando no te gusta la imagen que te devuelve el espejo, pero puede más la pereza que las ganas de hacer ese ejercicio que sabes que es tan necesario para ti; ese momento de tu vida en el que estás conforme con tu trabajo, pero sabes que podrías hacer mucho más o que podrías hacer eso que siempre has soñado y… muchas otras ocasiones.

A tu mente no le gusta hacer cosas nuevas, de hecho, permanece haciendo siempre las cosas de la misma manera te da esa sensación de seguridad y de bajo esfuerzo.

Cambiar la forma de hacer las cosas requiere de una dosis extra de creatividad y energía que muchas veces no estamos dispuestas a agregar a nuestro día a día.

Por ejemplo, para generar un nuevo hábito dicen las y los neuro científicos hace falta hacerlo por lo menos 21 veces seguidas y llevar registro de ello…

Cuando queremos cambiar algo y, aunque estemos convencidas de que será bueno para nosotras, nos cuesta trabajo, esfuerzo y energía incorporar esos nuevos hábitos en nuestra vida y es normal porque nuestra mente es perezosa.

Sin embargo, en este momento de la vida de los seres humanos, en mayor o menor proporción, esta “corona crisis” nos ha sacado a todos de nuestras zonas de confort sin quererlo, planificarlo o buscarlo y hemos caído de manera abrupta en la “zona de pánico”, que es ese espacio de tiempo en nuestra vida en el que sentimos que no solo nos faltan algunas piezas del rompecabezas, sino que ni siquiera tenemos la caja con la imagen para reconstruirlo.

Sin ninguna duda las cosas serán diferentes de ahora en adelante. No se trata de que adivines que va a pasar, porque hay tantos factores en juego que sería muy difícil… más bien imposible acertar.

Lo que si puedes hacer, sin perder un minuto más es establecer estrategias para adaptarte a la nueva situación y salir con éxito del desafío. Si tienes las herramientas adecuadas (autoestima alta, empatía, mentalidad ganar-ganar, creatividad, enfoque, claridad en tus valores, conocimientos, etc) el paso por la “zona de pánico” será mucho más corto y la nueva zona de confort será más amplia y agradable no solo para ti sino para todos los que te rodean porque habrás evolucionado.

Por mi propia experiencia (me he reinventado varias veces) te aseguro que superar el paso por esta situación de incertidumbre generalizada será menos traumático si tienes no solo la actitud, sino la ayuda y acompañamiento de otras personas.

Esta “corona crisis” pasará, de ti depende convertirla en una oportunidad de vida y me pongo a tu disposición para acompañarte a conseguirlo.

Sígueme en redes sociales, aplica y comparte lo que te propongo.

Si necesitas más información, escríbeme a hola@diamantinacenteno.com

Estaré encantada de ayudarte. Un abrazo.

Diamantina Centeno

http://www.diamantinacenteno.com

 

91107747_3030256703722390_2329246135685742592_o

¿Eres de las que lloran o prefieres fabricar pañuelos?

Bienvenida a este espacio de Comunicación con el que tengo la intención de hacerte pensar sobre algunas cosas, a veces obvias… y otras no tanto.

En este momento de la Humanidad, cuando todas estamos encerradas en nuestras casas, nos asaltan muchas dudas, nos planteamos si estamos conformes con la vida que hemos llevado hasta ahora, si estamos a gusto con nuestras parejas, si podríamos mejorar las relaciones con los demás y un montón de cosas más.

Las mujeres, como parte fundamental de las familias, somos un pilar importante, no solo para pasar lo mejor posible este periodo “quédate en casa”, sino también para estar preparadas para la “nueva etapa”.

Si hace solo 1 mes nos hubieran dicho que íbamos pasar por esta situación, no lo creeríamos.

Con seguridad sufriste la crisis del 2008, quizás perdiste tu empleo o negocio o simplemente tuviste que cambiar de manera de ganarte la vida. Yo en mi caso no solo tuve la desgracia de tener que cerrar mi negocio en el 2008, sino que ya había pasado por la difícil situación, tanto emocional como económica ,de perder mi empresa y patrimonio (expropiación) en Venezuela.

Por lo que decidí, entrenarme desde hace más de 7 años para aprender cómo salir reforzada de cualquier crisis y convertirla en un oportunidad. Y esa experiencia es la que pongo al servicio de los demás.

Precisamente, eso es lo que quiero ofrecerte hoy, quiero proponerte, que sea cual sea tu situación actual, no te resignes a ser del grupo de las que piensan en todos los aspectos negativos de la “corona crisis”; sino que, mejor, forma parte de esas que buscan cómo “reinventarse”.

Para reinventarte, necesitaras mucha energía, enfocar tus objetivos y contar, más que nunca, con todos los recursos a tu disposición, no solo económicos sino de gestión emocional.

93383941_3080016338746426_1763887744993460224_n

Lo primero, preservar la salud, nuestro cuerpo debe estar sano y nuestra mente también.

En este momento, más del 97% de la población tenemos un alto grado de incertidumbre en relación a cómo será la vida después de la cuarentena, cuáles serán las consecuencias a nivel económico, cuáles serán los nuevos hábitos que tendremos que incorporar y un largo etc.

Si no sabemos gestionar el nivel de incertidumbre es más que probable que nuestras defensas bajen y enfermemos, y no solo del coronavirus sino de cualquier otra dolencia.

De manera que, te invito a que dejes de Pre-ocuparte y te Ocupes, la clave está en tu actitud, necesitas aprender cosas nuevas, hay mucha información útil a tu disposición, pero solo con aprender y leer libros no bastará, las oportunidades solo aparecen cuando “hacemos”, es decir ,cuando nos ponemos a “Fabricar los pañuelos”.

Esta crisis pasará, de ti depende convertirla en una oportunidad, te lo digo yo que ya he superado algunas y me pongo a tu disposición para acompañarte a conseguirlo.

Sígueme en redes sociales, aplica y comparte lo que te propongo.

Si necesitas más información, escríbeme a hola@diamantinacenteno.com

Estaré encantada de ayudarte. Un abrazo.

 

 

¿Concilias o Delegas?

Bienvenid@s a esta reflexión que comparto contigo, mi intención es que pienses  sobre el significado de estos dos verbos que implican acción: Conciliar y Delegar, porque es necesario que entendamos que la conciliación implica que se distribuya la carga mental y física que está en las “mochilas” de las mujeres y que, eso solo se logra cuando, en primera instancia, esas mujeres comprenden que deben compartir responsabilidades con los otros miembros de su familia… y no que las “ayuden”.

Generalmente el “pedir ayuda” implica que es nuestra responsabilidad y que no somos capaces de llevarla a cabo, y ahí empieza el problema, ya que, generalmente, asociamos el pedir ayuda con falta de capacidad propia y eso nos hace disminuir la percepción del valor que tenemos y ofrecemos a los demás.

Veamos que significan estas palabras:

Conciliar proviene del latín conciliare: unir, asociar

Delegar, del latín delegāre: mandar a alguien de manera legal

conciliar-1

Si conciliar es unirse o asociarse para hacer las tareas correspondientes a la vida en familia, tales como la atención de los y las hijas y mayores, las gestiones de administración doméstica, atención médica y académica, provisión de alimentos, etc. y delegar es mandar a alguien basado en la ley; pareciera que está todo claro.

Si una familia es un grupo de personas que viven en un lugar común y comparten una serie de compromisos, comodidades y experiencias, lo que sería justo es que cada uno de los miembros de la familia, se ocupará de algunas de las tareas inherentes a esa vida en común.

Pero…

¿Por qué en la mayoría de los casos son las mujeres las que asumen una mayor responsabilidad en relación a estas tareas?

¿Será porque desde la infancia es el modelo que han visto en la sociedad?

¿Será porque no se ha tomado conciencia que, en el momento que sales a trabajar tu tiempo para dedicar a las tareas domésticas desaparece porque lo estás usando en producir dinero que también contribuye a mejorar la vida familiar?

¿Será porque crees que eres una supermujer con poderes especiales que no tiene límites y luego te quejas de que estás cansada?

Seguro que te habrás visto reflejada en algunas de estas situaciones, mi propuesta es que tomes conciencia de que, la gestión de tu hogar no es solo tu Respons-habilidad que es la habilidad para dar respuestas y que hay otra forma de enfocar la vida moderna.

Te recomiendo que pienses en tu familia como en un equipo de trabajo de la mejor empresa que jamás hayas podido tener, de manera que establezcas procedimientos que funcionan muy bien en el mundo empresarial, una de ellas, la Corresponsabilidad: Todos somos responsables de lo que pasa en casa y debemos contribuir para que se cumplan los objetivos que, en este caso, pueden ser tan validos como: Colgar la colada, hacer la comida o bañar a los/a niños/as.

¿Qué nos lo impide? Por mi experiencia trabajando con cientos de mujeres, una de las cosas que nos impide delegar en el resto de la familia son nuestras creencias que hace que nos sintamos mal y tengamos remordimientos por no llegar a todo y pedir ayuda…

La buena noticia es que Somos Human@s y tenemos un límite de energía que debemos reponer… no somos invencibles. Y si lo dudamos, ya nuestro cuerpo nos avisará y si no hacemos caso… nos pasará factura.

Para que reflexiones sobre este tema, te invito a entrar en mi web: Diamantina Centeno y acceder a la master class donde te explico, de una manera sencilla, gráfica y breve, como puedes mejorar y hasta solucionar esta situación.

Si tienes alguna duda o comentario, me hará feliz que me escribas a hola@diamantinacenteno.com

Hasta el próximo artículo: ¡¡Actívate y Triunfa!!

Ponte en “Modo Verano”

¿Estas cansada de la rutina de todo el año?

¿Quisieras disfrutar de tiempo para estar con los tuyos?

¿Quieres vivir más tranquila estos meses?

jorge-viroga-ramos-2

Bienvenid@ a este artículo en donde compartiré contigo las fórmulas para sacar provecho a los meses de este verano; en el que en ocasiones, dependiendo del sector donde trabajes, baja el nivel de trabajo.

Estar en “modo verano” no significa que tenemos que paralizar nuestra actividad y perder nuestro tiempo, que como siempre digo es lo “único que no podemos recuperar”.

Por mi actividad, los meses de verano, suelen ser más “flojos” en el tema de formación y asesoría en empresas; sin embargo, ya llevo varios años sacándole provecho para hacer aquellas cosas que el resto del año no puedo disfrutar.

Hace dos años me fui con mi familia a hacer el Camino de Santiago, de allí vino la sensación de que el verano puede ser un tiempo “mágico” para hacer esas cosas que nos apetecen… sin remordimientos.

Así fue como en el Camino de Santiago, decidí escribir mi primer libro de historias de mujeres para inspirar a otras mujeres “Actívate y Triunfa”, que te recomiendo leer sin demora; con él tendrás la oportunidad de reflexionar sobre cómo evoluciona tu vida, evaluar si vas por el mejor camino y tomar medidas para reprogramar tu GPS personal (si te tienes que redirigir).

Ahora bien, esto solo lo conseguirás apartando algunas horas de esta época para disfrutar de una buena lectura, de activar tu energía a través del sol, de practicar la meditación, conocer nuevas culturas, caminar, surfear, bordar, tejer, compartir con los amigos, probar nuevas recetas, ver películas, ayudar a los demás, visitar el chiringuito y cualquier cosas que te haga sentir que vale la alegría vivir (nunca la pena).

Algunas claves para estar en modo verano:

  • Si tienes que trabajar organiza tu jornada para tener algunas horas libres adicionales al día y ocúpalas en hacer algo que te guste.
  • Planea lo que vas a hacer en esas horas libres, así sea “tiempo para no hacer nada” en operación tumbona.
  • Piensa a que persona te gustaría ver y ponte en contacto con ella o ellas para organizar un rato divertido.
  • Dedica tiempo a pensar en ti, en cómo va tu vida y como puedes mejorarla tomando decisiones para diseñar tu futuro.
  • Decide que lugar nuevo vas a conocer o que experiencia diferente quieres disfrutar y hazlo ya…. Luego de pensar hay que Actuar, en la acción está el éxito.

Es decir, aprovecha este verano para tomar conciencia de que la vida es mucho más que trabajo, ocupaciones y responsabilidades.

Dedica tiempo a ti y a los tuyos… y por favor, cuando estés en modo verano, no pienses en el trabajo: Concéntrate y Disfruta.

Es tu oportunidad para sacar provecho al tiempo y emocionarte!!

Feliz Verano

¿CAMBIAS O TE CAMBIAN?: TU ELIGES

¿Eres de las personas a las que le fastidian los cambios?

¿De esas personas que cuando algo no es como ellas habían proyectado se ponen de mal humor y piensan que el mundo está en su contra?

Sé cómo te sientes, yo hace algunos años era exactamente igual, organizaba todo con tanto cuidado, me daba tanto trabajo poner todas las piezas en orden, que cuando aparecía un pequeño temblor y me las desordenaba me enfadaba mucho… hasta pensaba que el mundo estaba en mi contra…jaja el mundo!!.

Si tú eres así, te tengo una buena noticia, lo único constante en este mundo es el cambio y más en esta época que nos ha tocado vivir en la cual hay millones de personas trabajando para mejorar procesos, experiencias, descubriendo nuevas formas de hacer las cosas, conociendo nuestra mente más a fondo, generando incluso cosas que no podemos ni imaginarnos…entonces ¿cómo quieres que las cosas se queden igual?.

El buen consejo que puedo compartir contigo es: Tenemos que estar entrenad@s para asumir los cambios, adaptarnos, disfrutar   y sacarle el mayor provecho a cada una de las situaciones que se te presenten,yo no digo que sea fácil, pero con entrenamiento y buena asesoría, estoy segura que lo lograremos.

Para explicarme mejor, permíteme compartir esta historia que aparecía esta semana en un correo de Ismael Cala, el comunicador más famoso de CNN.

El grano de café:

Un joven se quejaba con su madre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencido. Estaba cansado de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema aparecía otro.

Su madre le llevó a la cocina; allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. En una colocó zanahorias; en otra, huevos; en la tercera, puso granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

El hijo esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su madre. A los veinte minutos la madre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los puso sobre un plato. Finalmente, coló el café y lo sirvió en una taza.

Mirando a su hijo le dijo: ¿Qué ves?
—Zanahorias, huevos y café. —Fue su respuesta.

Le hizo acercarse más y le pidió que tocara las zanahorias, él lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera; al quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Finalmente le pidió que probara el café; él sonrió mientras disfrutaba de su aroma.

Humildemente, el hijo preguntó: ¿qué significa esto madre?

Es química —le explicó—. Los tres elementos se han enfrentado a la misma adversidad: agua hirviendo, pero han reaccionado de forma diferente en función de sus características.

—La zanahoria llegó al agua fuerte y dura; pero, después de pasar por el agua hirviendo, se ha puesto débil, fácil de deshacer.

—El huevo ha llegado al agua frágil, su cáscara protegía un líquido interior; pero, después de estar en el agua hirviendo, su interior se ha endurecido.

—Los granos de café, sin embargo, son únicos: después de estar en el agua hirviendo, ha sido capaces de cambiar el agua y sus propiedades.

—¿Cuál eres tú, hijo? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?
—preguntó al muchacho.

¿Eres una zanahoria, que parece fuerte, pero cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, un espíritu fluido, pero tras una muerte, una separación o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera pareces el mismo, pero eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecidos.

O ¿eres como el grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición, el café alcanza su mejor sabor.

Conviértete en un grano de café: cuando las cosas se pongan peor tú reacciona en forma positiva, sin dejarte vencer, y haz que las cosas a tu alrededor mejoren; ante la adversidad percibe siempre una luz que ilumine tu camino y el de las personas que te rodean.

Que estar a tu lado sea como “tomarse una buena taza de café”

UN AÑO QUE VIENE Y OTRO QUE SE VA…

En este primer post del 2018, el mejor año de mi vida (esto es una declaración de principios), quiero compartir con ustedes la letra de esta canción de la orquesta venezolana “Billos Caracas Boys”, muy famosa cuando yo era una quinceañera, que dice “Año nuevo, vida nueva, más alegres los días serán, año nuevo con salud y con prosperidad”.

Y es que, esa letra y su ritmo caribeño contagioso con el que hemos recibido muchos años a 25 grados es toda una declaración de intenciones que te aconsejo pongas en practica desde ahora mismo.

Ya sabemos y, además, está comprobado científicamente, que los seres humanos somos capaces de crear lo que creemos, y que el lenguaje con el que nos comunicamos tiene mucho que ver con nuestro bienestar… pero no solo lo que le decimos a los demás, sino lo que nos dice nuestro loro (dialogo interno, vocecita, diablillo o como lo quieras llamar tú).

IMG_4093

Sabiendo todo esto, permíteme recomendarte que estés muy pendiente durante lo que queda del mes de Enero de cómo te “hablas a ti mismo” y que cosas te estas contando, de esa manera podrás cumplir con lo que dice la letra de la canción, no solo haciendo que tus días sean más alegres, sino que sean con salud y prosperidad. Si detectas que te hablas negativamente: Cámbialo: Tú tienes el poder.

Y en relación a la salud, parece que enfermarse es una situación que depende de la suerte y no es así; estudios de Neurociencia han demostrado que más de 72 enfermedades y 12 tipos de cáncer dependen de nuestros niveles de estrés. Cada uno de nosotros podemos contribuir a través de nuestra mente a tener un cuerpo sano que nos sirva de vehículo para ser más felices y prósperos; entendiendo la prosperidad como una sensación de estar “conforme con el mundo”.

Para mí, ser prospera es ser abundante, no solamente teniendo todo el dinero necesario para cubrir las necesidades básicas, sino también poder destinar fondos, energía y tiempo a la formación para crecer y aprender, cada día, un poco más de manera de aportar al mundo esos conocimientos y lograr que más gente sea feliz y ayude a los demás a serlo.

Este año, mi propósito principal es aportar, a través de diferentes formas, mi granito de arena para que las personas con las que me encuentre sean mejores y disfrutar de su energía en la vía hacia el éxito de este nuevo periodo y, por supuesto, lo compartiré contigo a través de este medio.

Espero que me acompañes y me encantará saber que planes tienes para el 2018 y cómo ha empezado.

Entre tanto te dejo el link, para que puedas disfrutar de la canción:

https://www.youtube.com/watch?v=spxcyYLshso

Hasta el próximo mes!!